¡Compartir es conocimiento!

Ya está a la vuelta de la esquina el 14 de Febrero, esa fecha de San Valentín donde más que nunca mostramos nuestro amor por nuestra pareja. Esa fecha que casi nos coincide en plenos exámenes y que nos ayuda  a desconectar un poco a todas aquellas personas que tienen alguien en su vida con la que compartirla. Pero todos sabemos que el amor no es eterno (o sí) y siempre debemos estar preparados para terminar una relación. Si eres de los que tienes pareja, pero no tiempo para dedicarle, te mostramos 20 originales formas de dejar a tu pareja resaltando tu vena de ingenier@.

Tanto Newton y no viste la gravedad del asunto.

Y nos estrellamos… Estaba claro.

Tanto Ohm y no supiste hacer que nuestra relación fuese normal y corriente

Con lo fácil que nos descargábamos cuando todo iba bien…

Tanto gato pero nunca supiste si estaba vivo o muerto.

Schrödinger tenía razón… esta relación estaba viva y muerta a la vez. Solo que tu lo veías de un modo y yo de otro..

Tanto efecto fotoeléctrico pero nunca viste la chispa de mi amor por ti.

Emanabas radiación y me iluminaba, pero nunca me viste encendido…

Tanto Mendeleiev y no pudiste ver que tenía el periodo.

Y te encabezonabas… Y no viste lo sensible que estaba…

Tanto Kepler y no supiste ver que mi mundo orbitaba en torno a ti.

Y cada vez me fui distanciando más y la oscuridad del universo me atrapó…

Tanto Gram-Schmidt y no supiste normalizar nuestra relación.

Y no entendías mi indirecta de ortogonalización…

Tanta ley de Hooke pero nunca viste la energía que le puse a nuestra relación.

Y el muelle acabó estallando y lanzándome lejos…

Tanta ley de Fick pero nunca viste que no encajábamos.

Porque no había ni equilibrio término ni químico…

Tanto Gauss pero todos tus sistemas conmigo eran incompatibles.

Y repasamos el sistema escalonado mil veces…

Tanto Coulomb pero no supiste ver que te cargabas nuestra relación.

Y fue inversamente proporcional a la distancia que nos va separando…

Tanta derivada direccional pero no supiste que nuestra relación no iba en la dirección correcta.

Siendo tu la función f y yo la función g en un punto p

Tanto Kramer pero nunca supiste sustituir tus defectos por virtudes.

Y nunca conseguimos resolver el sistema…

Tanto vector y no supiste dar sentido de nuestra relación.

Y nos anulamos…

Tanto Einstein y no te diste cuenta que a mi lado el tiempo pasa más despacio.

Y sin ir al espacio…

Tanta termodinámica y no supiste ver que nuestra relación tendía al caos.

Y tu pensabas que tendía al 

Tanto Bernoulli pero no supiste ver que al disminuir el espacio entre nosotros la relación se acababa más rápido.

Y ni siquiera fluía…

Intentaste hablarme con todas tus fuerzas pero ya pasó el momento.

Y no supiste verlo…

Quisiste ir tan rápido que te quedaste sin tiempo.

Como yo en mis exámenes finales…

Engordaste tanto que tu campo gravitatorio ralentizó nuestra relación y aceleró su caída.

y PUM! Adiós a nuestra relación…

¡Compartir es conocimiento!

Iván Torres Martínez

Estudiante de segundo de Ingeniería de Energías en la Universidad Politécnica de Cataluña.

Mis artículos

Sígueme en mis redes:
Facebook