¡Compartir es conocimiento!

Estimado Frédéric. ¿Cómo está usted? Soy Albert Gil López, estudiante de Grado en Ingeniería Informática de la Escuela de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Barcelona. Escribo este artículo en relación a otro publicado con su nombre en uno de los más prestigiosos medios de comunicación de España, EL PAÍS.

Antes de nada me gustaría felicitarle por tu trabajo y dedicación en sus proyectos, sin duda son una muestra increíble de capacidad y superación. He leído con detenimiento su escrito (adjunto como imagen gracias a la tecnología) en el cual hace referencia a la comunidad de frikis y nerds. Estoy fascinado ante tan elegante despliegue de sapiencia y símiles para la descripción de los informáticos creadores de algoritmos, y es por ello que quisiera darle mi más sincero agradecimiento por sacar a la luz su cultura, haciendo gala de aquello que le hace merecedor del premio ICON a la Agitación Cultural, en pocas ocasiones nuestro gremio goza de tan pintorescos descriptores.

Estoy fascinado ante tan elegante despliegue de sapiencia y símiles para la descripción de los informáticos creadores de algoritmos.

Verá usted Sr. Frédéric, el mundo actual está en manos de tíos que han sabido aprovechar las oportunidades, personas que han desarrollado unas habilidades y adquirido unos conocimientos que nos permiten vivir del modo en que lo hacemos, con sus pros y sus contras, por supuesto. La actividad tecnológica va de la mano con el progreso social y económico; si bien estoy a favor de su crítica al salvaje almacenamiento de información por parte de los gigantes del Social Media, discúlpeme que discrepe en lo que respecta a la denigrante descripción que realiza de las personas que nos dedicamos al sector de la programación, y por ende, los algoritmos. Es muy triste su reflexión acerca de lo imposible que es entender esta tecnología, lo cual realza la colosal labor de investigación que ha llevado a cabo sobre el tema, para después deslumbrarnos con tan ostentosa demostración de ignorancia.

Se lo explicaré de una manera muy simple para que hasta una mente tan cerrada y retrógrada como la suya pueda comprenderlo: Un algoritmo es un sistema preparado para darle un resultado concreto en función de lo que usted pida (si necesita unos minutos de descanso para asimilar tan compleja descripción, tómeselos por favor), esto se programa con anterioridad incluyendo el máximo número de variables posibles para asegurar un alto porcentaje de acierto en la resolución de las necesidades. Por supuesto no es un sistema perfecto, ya que es físicamente imposible introducir en un algoritmo todas las preguntas y respuestas existentes y por existir, pero si a usted le parece mejor, anime a su conocido Albert Rivera para que, cuando sea presidente, ponga señores con bigote a nuestra disposición las 24 horas del día para que puedan suplir las demandas que hoy nos ofrecen los algoritmos. A esta medida hay que añadir la importancia que sean conocedores de casi todas las respuestas y sean capaces de recomendarnos soluciones personalizadas en función de nuestras necesidades. Estoy seguro de que es mucho más viable.

Un algoritmo es un sistema preparando para darle un resultado concreto en función de lo que usted pida

En la actualidad, por suerte o por desgracia (dejaremos el debate abierto), los algoritmos están presentes en nuestras vidas hasta en las tareas computaciones más simples. En el propio proceso de escribir su artículo ha utilizado varios, pero si no entiende lo que son, comprendo a la par que me apena, que no se haya dado cuenta de ello. Usted puede continuar vociferando que el fin del mundo se acerca, que nuestro día a día tiende a ser un capítulo de Black Mirror o seguir buscando más etiquetas despectivas con las que catalogarnos, cada uno es libre de elegir su mejor modo de desperdiciar el tiempo.

Sin más, le deseo un feliz año nuevo con los suyos.

 

articulo informatica

¡Compartir es conocimiento!

Alberto Gil López

Soy estudiante de Grado en Ingeniería Informática. Emprendedor. Apasionado de la tecnología, la empresa, las finanzas y la vida social.

Mis artículos - Website

Sígueme en mis redes:
Twitter