¡Compartir es conocimiento!

Rogue One: Una historia de Star Wars, es el primer “spin-off” de una de las sagas cinematográficas más exitosas de todos los tiempos, y ya por ello, no iba a defraudar a los fans. Para resumir perfectamente lo que fue este nuevo “episodio” (no lineal en la historia, más adelante hablo sobre el tema), podemos decir que estamos ante algo que los fans de la saga pedíamos muchos años: Una historia diferente, nunca contada anteriormente (dejando a un lado el antiguo “canon”), con un corte distinto a los otros filmes de la saga, pero sin perder la esencia que tanto caracteriza a Star Wars.

Rogue One: Una historia de Star Wars, es el primer “spin-off” de una de las sagas cinematográficas más exitosas de todos los tiempos

Cabe aclarar que esta pequeña crítica acerca de Rogue One es subjetiva, viene dada desde el punto de vista de un fan de la saga desde que tiene uso de razón, por lo que le daré mucha importancia a momentos, localizaciones e incluso objetos que han aparecido en la cinta que cualquier crítico imparcial no le daría ni un mínimo de importancia. Además, no contaré todas las partes de la película porque ya ha habido tiempo de verla desde su estreno, por lo que sería hacerles perder el tiempo. Pero esto no es más que una opinión, así que al lío.

Nos situamos hace mucho tiempo, en una galaxia muy muy lejana. La sombra del Imperio Galáctico se extiende por todos los sistemas planetarios de la galaxia, dominando la política y la vida de cada rincón de esta, liderada por el Emperador Palpatine, o a estas alturas, Darth Sidious, acompañado del tan famoso y aclamado sith Darth Vader. Una expedición imperial liderada por el teniente comandante Orson Krennic iba tras la pista de Galen Erso, un antiguo ingeniero que sirvió al Imperio en la fabricación de armas imperiales, el cual sería una pieza clave en la construcción del nuevo y devastador proyecto del emperador, el proyecto Estrella de la Muerte, un arma capaz de destruir planetas y convertirlos en cenizas.

Tras esta breve introducción y posicionándonos en el tiempo, empezaré a desgranar los puntos de la película más significativos desde mi punto de vista, el punto de vista de un gran fan.

Nos situamos hace mucho tiempo, en una galaxia muy muy lejana.

Los primeros compases de la cinta son algo lentos, incluso se podían hacer algo aburridos desde que comienza la escena de Krennic conversando con Galen Erso hasta que Jyn, su hija (Felicity Jones), es “rescatada” a manos de la Alianza Rebelde, la tan famosa armada clandestina que conocimos en la trilogía original que se opone a las fuerzas del Imperio para devolver la paz a la galaxia.

El pánico me inundaba en el preestreno al ver esa primera media hora de la película, pensado que ya ese sería el ritmo marcado hasta el final, pero no, poco a poco las escenas de corte épico y bélico en la ciudad de Jedha me mantuvieron en tensión durante bastante tiempo, llegando a la escapada del planeta cuanto estaba siendo destruida por el rayo producida por la energía de los cristales Kaiburr de la Estrella de la Muerte.

Poco más hay que decir acerca de las escenas más intensas de la película, como la batalla en Scarif (tanto dentro del planeta como fuera) o el apoteósico final, donde se ve por fin el gran poder de Darth Vader en potencia, que por cierto, es el único momento de la película en la que se ve un sable láser. Básicamente, poco más voy a decir de las escenas de esta película por motivos obvios, y me quedaré con algunos personajes, localizaciones y guiños a la trilogía original.

El pánico me inundaba en el preestreno al ver esa primera media hora de la película

Una gran sorpresa que me llevé a la hora de ver los pequeños detalles que albergaba el filme, fue ver y escuchar en algunos pasajes referencias al antiguo canon de la saga, como cuando se hace referencia que Chirrut Îmwe y Baze Malbus (siendo el primero de ellos uno de mis personajes favoritos de la película), residentes en la ciudad de Jedha, son guardianes de los Whills. Los Whills eran unos seres profundamente conectados con la Fuerza, los cuales iban a tener un protagonismo principal en la saga allá por el año 1977 cuando un joven George Lucas iba a realizar el comienzo de esta exitosa saga. El primer episodio de Star Wars no iba a llamarse “Una nueva esperanza”, como todos conocemos, si no “El diario de los Whills: Episodio I”, basado en la narración del mismo R2D2 de las hazañas de la familia Skywalker 100 años después de la batalla de Endor a un guardián de los Whills. La leche de bantha, el castillo de Darth Vader en Mustafar, la aparición de Ponda Baba y Evazan o el nombramiento del Sable Negro son algunos de las muchísimas referencias que se hacen al canon de Leyendas y, en el caso de los Whills, al nuevo realizado por Disney.

He visto por tercera vez hace unos días de nuevo Rogue One, y sinceramente, me sigue pareciendo una película a la altura, hecha más a conciencia para fans de la saga que para el resto del público, con grandes dosis de acción y batallas épicas entre héroes conocidos y otro que no tanto. Una auténtica delicia para los ojos y para el oído escuchar a nuestra querida princesa Leia (que en paz descanse) decir “Esperanza” recreada por CGI, junto al tan famoso Tarkin.

Y precisamente eso es lo que necesitamos, un poco de “esperanza” para que Star Wars: Episodio VIII (diciembre, 2017) sea la película que todo el mundo espera, una auténtica película de Star Wars.

Soy uno con la Fuerza, la Fuerza está conmigo.

Este artículo ha sido escrito por Omar Mendo.

¡Compartir es conocimiento!

ingenieroboss

Derívame y sabrás mi punto máximo.

Mis artículos - Website

Sígueme en mis redes:
TwitterFacebook