¡Compartir es conocimiento!

Echa un vistazo a tu alrededor, estemos donde estemos ahora mismo, es muy posible que nos veamos rodeados de objetos frutos de la ingeniería. Si estamos sentados en una silla de oficina corriente, hemos de saber que los ingenieros han tenido un importante papel en su creación: en el diseño y la manufactura de la tela, la espuma que hay bajo esa tela y la estructura que las une, las piezas de plástico que forman los reposabrazos, los mecanismos que permiten que la silla suba y baje y bascule hacia delante o hacia atrás, las patas y las ruedas que permiten desplazarla fácilmente.

La pintura de la habitación donde nos situemos puede ser el resultado de un proceso de ingeniería. El yeso puede provenir de una central eléctrica, porque un ingeniero diseñó un día un mecanismo para limpiar el sufuro de las chimeneas y transformarlo en yeso, y otro ideó la fábrica que transformaba ese yeso en paneles para la construcción.

Si salimos a la calle veremos docenas de automóviles, incluso algún que otro avión volando sobre nuestras cabezas a muchos kilómetros por hora. Bajo el suelo hay redes de alcantarillas, cañerías de agua, sistemas de drenaje pluvial, tuberías de gas y cables de teléfono y televisión. Todo ello también ha salido del trabajo de los ingenieros.

Pero… ¿qué es exactamente la ingeniería? Si indagamos un poco por internet, en vez de solamente en Wikipedia (guiño guiño), encontraremos definiciones como “El arte o la ciencia de llevar a aplicaciones prácticas el conocimiento de ciencias teóricas como la física o la química, por ejemplo en la construcción de motores, puentes, edificios, minas, barcos o plantas químicas”.

Otra buena forma de entender lo que es la ingeniería es pensar en todas las disciplinas relacionadas que pueden  encontrarse en la industria o en una gran universidad.

Por lo tanto, podemos empezar a formarnos una idea de lo que los ingenieros aportan a la sociedad. Los ingenieros civiles que diseñan los puentes, por ejemplo, han estudiado matemáticas y herramientas informáticas, las mejores prácticas y las reglamentaciones que tienen que ver con el diseño y la construcción de puentes para que sean seguros, fiables y duraderos.

Algunos productos de la ingeniería pueden ser tremendamente simples, por ejemplo las llantas de los coches, piezas que han sido concebidas para soportar la carga del automóvil junto con las fuerzas de giro o pueden ser muy complejos, como los propios coches o un aviones constituidos por miles de piezas que en conjunto funcionan adecuadamente.

 

El puente Golden Gate de San Francisco se considera una obra maestra de la ingeniería

 

El viaducto de Millau a 343 metros de altura es una proeza técnica

 

¿Cuál es la diferencia entre un científico y un ingeniero?

Los científicos se encargan de entender cómo funciona el universo. Investigan y dan respuesta a las preguntas fundamentales sobre la naturaleza. Por ejemplo, un científico puede descubrir que los cristales curvos desvían la luz, y formular luego ecuaciones matemáticas que describan esa desviación. De este descubrimiento científico se obtienen las lentes.

Ahora llega el momento de dar un paso más. Si queremos fabricar un millón de telescopios a un precio asequible, o si queremos crear un telescopio gigante de varias toneladas, de eso tienen que encargarse los ingenieros.

 

“¡Qué bien diseñado está!”

 

Es frecuente escuchar a gente decir esto o “¡Este equipo está bien pensado!” y podríamos poner automáticamente la mirada en la transmisión de un coche o incluso algo mucho más sencillo como es el mecanismo unido al milímetro de un picaporte. La excelencia se da cuando los ingenieros logran un alto grado de elegancia en sus diseños, un nivel sobresaliente de aprovechamiento, o algún tipo de refinamiento que hace al usuario contener la respiración cuando lo ve, una conjunción perfecta entre estética y funcionalidad. Puede haber belleza en la ingeniería, igual que en el arte y en la naturaleza.

 

 

¡Compartir es conocimiento!

José Moriano Pérez

Estudiante de Ingeniería Mecánica en la Universidad de Huelva. Apasionado del mundo del motor y de las innovaciones tecnológicas en ese campo. Lucho hoy por lo que quiero ser mañana.

Mis artículos - Website

Sígueme en mis redes:
Twitter